REMIENDOS, PARCHES Y CHAPUZAS VARIAS

Estoy (yo creo que estamos todos) hasta los mismísimos timbales, de improvisaciones, parches, remiendos y chapuzas varias, frente al diseño y planificación a medio y largo plazo y, sobre todo, hacer el proceso con garantía de calidad y de ejecución en un plazo razonable y cerrado. Sea dicho esto, con todo respeto, para los tres últimos presidentes del Cabildo de Tenerife, todos de Coalición Canaria, Adán Martín(q.e.p.d.), para Ricardo Melchior (qué ahí sigue el hombre con los flecos de su gestión) o para Carlos Alonso (que dice que se va, pero que no se ha ido). Y también sea dicho para el nuevo presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, y su consejero de Obras Públicas, Transportes y Vivienda, Sebastián “Chano” Franquis”, así como para el nuevo presidente, Pedro Martín (PSOE) y su vicepresidente primero, Enrique Arriaga Álvarez, consejero insular del Área de Carreteras, Movilidad e Innovación.

De izquierda a derecha: Sebastián Franquis, Ángel Víctor Torres, Pedro Martín y Luis Yeray Gutiérrez, presentando hace unos días la “nueva” circunvalación de La Laguna.

TODOS CÓMPLICES POR ACCIÓN O POR OMISIÓN

Me gustaría recalcar, porque es cierto y es de justicia, que este tema trasciende y está por encima de ideologías y partidismos políticos, y afecta de igual modo, por acción o por omisión, a todos los que han gobernado. Los 8 presidentes del Gobierno de Canarias que hemos tenido, desde Jerónimo Saavedra(PSOE) hasta Fernando Clavijo (CC); al igual que los 5 presidentes del cabildo tinerfeño, que ha habido desde José Miguel Galván (UCD) a Carlos Alonso (CC) y los 7 alcaldes de La Laguna, desde Pedro González (PSOE) a José Alberto Díaz (CC) y el actual, Luis Yeray Gutiérrez (PSOE), todos ellos con sus respectivos consejeros o concejales de Obras Públicas, han podido y habrán querido (no lo dudo) pero ninguno de ellos ha logrado una solución definitiva (ni medio definitiva) a los problemas de movilidad de Tenerife en general, y el colapso de la rotonda del Padre Anchieta y el trazado del último tramo del tranvía, en particular, tres cosas que, curiosamente, tienen un punto en común: la soñada, diseñada y demandada “Rambla de La Laguna”.

El colapso del acceso la rotonda del Padre Anchieta afecta a otros puntos de rebote

LOS VECINOS SE CONVIERTEN EN TÉCNICOS

Hace unos días en La Laguna, el consejero insular Enrique Arriaga protagonizó una reunión con vecinos en la que pudimos ver a mucha gente de distinto pelaje, ideologías y afinidades políticas, al margen del propio alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez (PSOE), con un buen número de sus concejales del grupo de gobierno lagunero. El asunto a debate fue el trazado del tramo del tranvía que remataría el servicio desde La Laguna al aeropuerto de Los Rodeos. Se presentaron varios posibles trazados y se habló de una “consulta popular” que curiosamente “no sería vinculante” y en la que, al parecer y aunque la misma se hiciera en La Laguna, podrían participar en ella los residentes en todos los municipios la isla. Como suele suceder en estos casos, muchos vecinos se transformaron en técnicos de la materia, y algunos casi en auténticos ingenieros de caminos canales y puertos.

Multitudinaria reunión de vecinos, para oír casi más de lo mismo, desde hace años.

LAGUNEROS HARTOS DE “PREMIOS NÓBEL”

Este caso del último tramo del tranvía, como el caso de la rotonda del Padre Anchieta y sus pasarelas voladoras, o el caso de la históricamente soñada Rambla de La Laguna, siempre diseñada y nunca ejecutada, ya tiene a la ciudadanía de La Laguna hasta los mismísimos badajos de las campanas laguneras. Y, sobre todo, el hecho de que más de un “premio Nóbel” y mucha gente de fuera de La Laguna (técnicos, políticos y personajes de a pie) vienen a opinar y a sentar cátedra, sin conocer la realidad de La Laguna y la idiosincrasia lagunera. Y estamos hartos de cambios, traslados, modificaciones y decisiones erróneas, que nunca se sabe quién responde por ellas y quién a sus costes y financiación. Y, por último, ya la gente está harta de pomposas palabras y frágiles promesas, así como los comentarios, discursos o arengas “patriótico-locales”, como las ofrecidas el otro día por el alcalde Luis Yeray Gutiérrez.

El alcalde Luis Yeray Gutiérrez debería ser el primer activista en pro de una solución

ANÍMENSE Y “VUELEN” SOBRE LA LAGUNA

Les repito y recuerdo que la idea es tan real como antigua y que lo pueden comprobar si lo miran desde el cielo (a vista de dron, que dirían ahora). Se lo he dicho y lo han sabido varios directores insulares de carreteras como Miguel Becerra y Ofelia Manjón, y ustedes lo pueden apreciar y sorprenderse, entrando en Google Maps o bien en Google Earth. Fíjense sobre todo en el tramo de la autopista TF5 que va desde la rotonda de entrada a la lagunera Vía de Ronda, siguiendo por los puentes de Lora Tamayo (La Laboral), la propia Rotonda del Padre Anchieta, el puente “del cementerio”, para seguir por el de San Lázaro y rematar en la rotonda de entrada al Aeropuerto de Los Rodeos, junto al restaurante Venta Millán (antes Los Huevos Duros). En ese tramo muchas calles laguneras, a uno y otro lado de la autopista, han quedado cortadas y/o en “fondo de saco”, todas ellas esperando el soñado proyecto de gran rambla, que nunca llegó y que no termina de llegar.

Vista aérea del tramo de la TF5 bajo la que debería discurrir el necesario túnel.

SOÑADA Y DEMANDADA RAMBLA DE LA LAGUNA

Esto es así porque, la gran idea tenía como protagonista principal un gran, amplio y seguro túnel, semejante al que ya es una realidad bajo la santacrucera avenida Tres de Mayo, pero con carriles en doble dirección, Algo así como si de una réplica de los túneles de Güímar se tratara. Esa gran y necesaria obra serviría para que, por encima, en la superficie, discurriera una gran avenida, la denominada “Rambla de La Laguna (en tiempo de Elfidio Alonso y Ani Oramas también se le llamó Rambla del Quinto Centenario). Las calles de uno y otro lado de La Laguna cruzarían sin problema la Rambla (como en Santa Cruz o la avenida Príncipes de España, en Ofra) y hasta por el centro de la misma podría transcurrir, sin mayores problemas, el tan cacareado tramo del tranvía. Y Ahora la pelota está en manos del consejero insular Enrique Arriaga y el nuevo director insular de carreteras, Tomás Félix García. Ojalá que la historia cambie a mejor.

Esta debería ser la Rambla de La Laguna… Y por debajo debería discurrir el túnel.

VALOR CON MÁS Y MEJOR VISIÓN DE FUTURO

El proyecto es tan demandado como necesario; tan costoso (técnica y económicamente) como complejo logística y constructivamente); pero será tan apasionante como históricamente agradecido. Los últimos presidentes del Cabildo de Tenerife han pasado o podrán pasar a la historia por las siguientes obras: José Miguel Galván Bello (autopista TF1 y el aeropuerto del sur), José Segura Clavell (Plan Insular de Residuos Sólidos – PIRS) Adán Martín (Recinto Ferial y el Auditorio), Ricardo Melchior (Metropolitano de Tenerife), Carlos Alonso (Tenerife 2030)… ¿Podrá pasar Pedro Martín a la historia por acabar con el cierre del necesario “anillo insular” o la emblemática “Rambla de La Laguna”. Cuatro años tiene por delante para, por lo menos, comenzar las obras.

Pedro Molina Ramos, un gran “mago” con una inteligencia privilegiada y una increíble visión de futuro para la isla de Tenerife y Canarias. Ojalá siguiéramos sus consejos…

SI PEDRO MOLINA LEVANTARA LA CABEZA

Pero hace un par de días, han presentado en el Cabildo Insular el “nuevo” proyecto de lo que será la “nueva” vía de enlace, variante o baipás de la Autopista del Norte (TF5), desde el pulpo de Guamasa a la altura de la cafetería El Búnker (metro más, metro menos), hasta la nueva rotonda del puente de Lora Tamayo (cuya lenta obra no acaba de terminarse), o hasta no sé si al “pulpo” de acceso a la Vía de Ronda lagunera. Dicen que no es y que no contemplan la tristemente famosa y largamente debatida “Vía Exterior” de La Laguna, pero yo me pregunto por lo que diría nuestro querido y recordado Pedro Molina Ramos, líder del Sector Primario y defensor a ultranza del suelo rústico y del llamado “granero de Tenerife” … Y de lo que diría, al ver que en el grupo de gobierno de La Laguna están Santiago Pérez y Rubens Ascanio, con Luis Yeray de alcalde… y lo que ellos opinan (ahora) de este proyecto, en vez de soterrar la actual autopista del norte y hacer realidad la ya mencionada Rambla de La Laguna. En fin…

De izquierda a derecha: Santiago Pérez, Luis Yeray Gutiérrez y Rubens Ascanio.

Bnn_Careca

UNA INTERESANTE COMIDA CON ARROCES

Dicen que la gastronomía hace buenos amigos, da pie para desarrollar buenas ideas y propicia el ambiente para generar buenos negocios. Algo de esto debe de haber ocurrido en una interesante comida que se celebró el pasado lunes, 3 de febrero, en el reservado del restaurante “El Mirador” de El Corte Inglés de Tenerife, donde, por cierto, se celebraban las exitosas Jornadas Gastronómicas del Arroz de Valencia, con el chef Fernando Navarro y su equipo como protagonistas. Casual y precisamente estábamos allí almorzando con el equipo de GastroCanarias y, sin querer (pero atento al oficio de uno) pude ver cómo entraban once personajes, a cuál más sugerente.

El chef Fernando Navarro, jefe de cocina del restaurante Goya Gallery, en Valencia

LOS ASISTENTES POR ORDEN DE APARICIÓN

Por orden de llegada, asistieron a la misma Fernando Berge (presidente de Cajasiete), Manuel Del Castillo (director general de Cajasiete), Santiago Sesé (presidente de la Cámara de Comercio de Tenerife) Lola Pérez (directora de dicha Cámara), Corviniano “Koki” Clavijo (economista, abogado, auditor y empresario de la Comunicación), Beatriz Clavijo (hija de “Koki”, economista y experta en relaciones internacionales), Carlos Alonso Rodríguez (economista y expresidente del Cabildo de Tenerife) Antonio “Toni” Relea (abogado vinculado a medios de comunicación) y otros tres caballeros cuya identidad desconozco, pero de los que, al menos dos, me pareció que eran provenientes del extrarradio peninsular. Ninguno de ellos, por cierto, era José Miguel Garrido, que aspira a tener mucho peso en el C.D. Tenerife. Aparte de degustar y disfrutar de los arroces, no sé de qué habrán hablado en la comida, pero, por la importancia y calidad (personal y profesional) de los asistentes, doy por sentado que algo bueno y positivo habrá salido (o saldrá) para Tenerife y Canarias. Seguro que sí.

Carlos Alonso, único político en activo presente en la arrocera comida.