SE VA AGOSTO, PERO MIRO AL FUTURO EN POSITIVO

Como quien no quiere la cosa, mañana se nos va ya el mes de agosto, pero nos deja la misma crisis por la pandemia del maldito coronavirus Covid-19, y un panorama bastante incierto. A pesar de lo complicado que está el asunto, me quedo siempre con lo positivo y, por eso, voy a dejarles en la última edición de El Cotarro en este veraniego mes, con varias píldoras que, a pesar de la que está cayendo, nos dan pie para seguir confiando en un mejor futuro. Y por ello no me duelen prensas comenzarlo felicitando a la colega tinerfeña María Rozman, periodista del Diario de Avisos, por la magnífica entrevista que el pasado domingo (23/08/20 le hizo a nuestro Capitán General de Canarias, el teniente general Carlos Palacios Zaforteza, jefe del Mando de Canarias. Si no han tenido ocasión de leerla, les recomiendo que la busquen en la edición digital del periódico Decano. Vale la pena, porque da información y tranquilidad.

María Rozman en una foto de su perfil en Twitter, el día que recibió dos premios Emmy en la 60ª gala de la National Academy of Arts and Science, en Maryland (USA)

UN GRAN EJÉRCITO PARA LA DISUASIÓN Y LA PAZ

Mucha información y muy interesante nos dejó el teniente general Carlos Palacios en la entrevista, pero, con permiso de María Rozman, su autora, me quedo con media docena de “flashes”. Algo que ha habíamos comentado aquí: “La Operación Balmis para las Fuerzas Armadas ha sido el mayor despliegue militar en tiempo de paz en España. Hemos desplegado 185.000 militares durante 98 días en toda España”. Para afirmar seguidamente que: “Esas lecciones aprendidas las estamos implementando, hemos hecho planteamientos para estar preparados para intervenir, y, sin duda, en un plazo de 24 o 48 horas, como dice la ministra de Defensa, estaríamos listos para activar otra vez la estructura y apoyar a la sociedad.” Sin olvidar emotivas anécdotas como que… “Hubo casos en los que un soldado iba a descontaminar en la UCI donde estaba su madre… Ayudar a los nuestros ha sido una gran satisfacción, y demostrarle a la gente que el ejército está ahí para eso”. Una vez más me viene a la memoria el exitoso programa “En Pie de Paz” que hice con RadioCadena Española y años más tarde en COPE. Habría que repetirlo.

Nuestro “Capitán General, el Teniente General Carlos Palacios Zaforteza, Jefe del Mando de Canarias

CANARIAS PROTAGONISTA DE UN MANDO ÚNICO

Muy inteligentemente, María Rozman introdujo al teniente general Palacios Zaforteza en la realidad que Canarias representa como punto estratégico en el mapa y el Jefe del Mando de Canarias no dudó en manifestar que: “Canarias tiene importancia para el Ejército de Tierra. En las Islas tenemos 4.000 hombres y un teniente general, y no solo eso, sino que con la reestructuración que se aprobó el mes pasado en las Fuerzas Armadas, Canarias no solo va a mandar sobre las tropas del Archipiélago, sino también sobre Ceuta, Melilla y Baleares”. O sea, que a partir de pasado mañana, este martes 1 de septiembre, Canarias liderará lo que se llama un mando de presencia y vigilancia, bajo la jefatura del propio Carlos Palacios y con sede en la tinerfeña Plaza de Weyler, aunque ahora, además de por todas nuestras islas, tendrá que viajar más y tener también presencia física en Baleares (su tierra natal), Ceuta y Melilla. Un cargo aún más alto y una nueva responsabilidad por la que hay que felicitar al Teniente General, Carlos Palacios Zaforteza y desearle, junto a todo su Estado Mayor y el conjunto de los hombres y mujeres bajo su mando, toda la suerte del mundo y que sigan siempre en pie… de paz.

Nuestro “Capitán General”, Carlos Palacios Zaforteza, es una persona cercana y campechana que, cuando puede, no duda en acercarse al bodegón Casa Tomás a degustar su cocina canaria. En la foto, flanqueado por los propietarios del establecimiento: Tomás Galván (capitán general de Casa Tomás) y su esposa Verísima García (jefa de su estado mayor en la cocina) junto con su hijo Víctor (coronel jefe del establecimiento)

MAGNÍFICO GESTO DE LA TERRAZA CARAMBOLA

Siguiendo con nuestro Ejército y aunque ya haya salido por todas partes, no me resisto a reseñar también en El Cotarro el noble y magnífico gesto de José Hernández Camacho, propietario de la “Terraza Carambola”, en la palmera calle Díaz Pimienta de Los Llanos de Aridane, y de sus empleados. Durante los días de dura lucha contra el felizmente ya pasado incendio que afectó al norte de la isla La Palma, unos miembros de la Unidad Militar de Emergencias (U.M.E.) descansaron un rato y se fueron a tomar un “mantente en pie” en la mencionada cafetería “Terraza Carambola” y en el momento de ir a pagar su consumición se encontraron con una grata sorpresa. Una de sus empleadas, al parecer llamada Natalia, les había servido tres cafés con leche, una tostada de aguacate con salami y una tostada con jamón serrano, consumición que no sé cuánto costará. Lo cierto es que, en el oportuno recibo apareció un concepto denominado “Héroes sin capa” por importe igual a lo consumido, por lo que el total del recibo paso a ser cero. Todo un detallazo.

Uno de los miembros de la U.M.E. trabajando en el pasado incendio de Gran Canaria

INVITACIÓN A LOS “HÉROES SIN CAPA” DE LA U.M.E.-

Y es que la buena gente de la Terraza Carambola” se percataron que eran militares pertenecientes a la U.M.E. y quisieron tener un detalle con ellos por tanto trabajo en defensa de La Palma y sus montes, invitándoles a la mencionada consumición. Lo especialmente bonito fue que, en el concepto del descuento pusieron lo de “Héroes sin Capa”, dejando clarito que, muy especialmente los miembros de la U.M.E. al igual que los militares de los ejércitos de España que están lejos en misiones de paz lejos de su tierra, se juegan la vida en defensa de la paz y la libertad y son, efectivamente, unos auténticos héroes sin capa. Por tanto, hay que valorar y felicitar a la “Terraza Carambola” por ese gesto de reconocimiento y agradecimiento a la UME, que honra a José Hernández Camacho y a todo su equipo. El hecho se puso en las redes sociales con la foto que les acompaño y, como no podía ser de otra manera, se hizo rápidamente viral. La próxima vez que vaya a los Llanos de Aridane, prometo que voy a consumir a la “Terraza Carambola”, y espero que ustedes también lo hagan.

Recibo de la Terraza Carambola, donde se refleja el gran gesto hacia la U.M.E.

UN TINERFEÑO CON MÁS DE 25.000 HORAS DE VUELO

No todos los días un tinerfeño alcanza como comandante los mandos del avión más grande de la flota de Air Europa. Lo acaba de lograr hace unos días José Guillermo Hernández Pérez, un lagunero (de Las Canteras, para más señas) que sobre sus hombros lleva ya casi 35 años volando en los que, trabajando como comandante, ha realizado la friolera de 21.000 horas de vuelo. Hace unos días, en la cabecera de la pista 30 de Los Rodeos se dieron cita muchos amigos de José Guillermo, algunos de ellos spotters(aficionados a la fotografía aérea) para inmortalizar su primer aterrizaje a los mandos del inmenso Boeing 787-9 Dreamliner, una joya de la aviación comercial que Air Europa reserva para los comandantes más veteranos y experimentados. Ha sido la culminación (por ahora) de una larga y exitosa trayectoria profesional de altura (nunca mejor dicho) que comenzó allá por el año 1986. Su primer vuelo como alumno piloto lo realizo el 27 de octubre de 1986 con un gran instructor y comandante de la extinta Spanair, José María “Jota” Paúl Navarro. 27 años después y exactamente el mismo día, “Jota” volvía a instruirle, pero, esta vez, para volar un Airbus A330. Las vueltas de la vida.

El tinerfeño José Guillermo Hernández Pérez, ya es comandante del 787-9 Dreamliner. Foto tomada en el mismo momento en que el inspector le daba su OK.

DE LA PIPER AL GRAN BOEING 787-9 DREAMLINER

El primer avión que voló José Guillermo fue una Piper Tomahawk que pesaba 512 Kilos y el Boeing 787 Dreamliner para el que le acaban de habilitar, hace unos días, pesa 254.000 kilos. Nuestro puntal empezó en el Aeroclub de Tenerife y fue en Los Rodeos donde se soltó como piloto privado. Luego a Dallas (USA) para sacar la licencia de Piloto Comercial, de Multimotores y de Vuelo sin Visibilidad (IFR) americanas. Años después volaría muchas veces a Los Rodeos como instructor en el Boeing 737. Época donde aprendió mucho, enseñando. Época donde estuvo totalmente implicado en la operativa de Air Europa. Días muy bonitos para un piloto de vocación, como se considera José Guillermo Hernández. Diez años después de su primer vuelo y en el año 1996, siendo instructor en varias escuelas, le llamaron de Air Europa. El hombre no se lo creía y aun no se lo cree, pues fue la ilusión desde que era muy pequeñito. De hecho, en el colegio le llamaban “el avioneta”. Mucha gente le conoce por “Guille el Avioneta”.

Un joven José Guillermo junto a la Cessna 150 con la que aterrizó de emergencia en una autopista americana de noche orientado por las luces rojas de los coches.

INSPECCIÓN VOLANDO A TENERIFE Y SAO PAULO

Después de estar tres años volando como copiloto, José Guillermo Hernández fue promocionado para comandante. Cuando le llamaron para ello quiso renunciar aludiendo a que llevaba poco tiempo volando el Boeing 737 y su director de operaciones le preguntó que cuánto tiempo más necesitaba. Guillermo le dijo que un año y el instructor le respondió “Vale, tienes un mes para comenzar el curso de primer piloto”. Pronto estuvo suelto y continuó volando el Boeing 737 durante la friolera de 18 años. Luego el Airbus A330 en vuelos trasatlánticos durante unos 6 años y finalmente hace unos días ha completado de forma exitosa su habilitación como comandante para volar el moderno y espectacular y seguro Boeing 787 Dreamliner, en sus versiones 8 y 9, teniendo que pasar la inspección final volando, precisamente, a su querida isla de Tenerife y luego un ida y vuelta a Sao Paulo. A lo largo de este periplo de 34 años, que José Guillermo Hernández ha pasado volando, he acumulado unas 20.500 horas de vuelo. Pero, como muchas veces tiene que cambiar de aviones para volver a su casa, échenle en 15 años otras 3.000 horas más de vuelo como pasajero, en lo ellos llaman “ir en situación”.

José Guillermo Hernández, ha aterrizado multitud de veces en Los Rodeos, pero en esta foto está aterrizando por primera vez como comandante a los mandos del 787 Dreamliner de Air Europa, con La Laguna al fondo. Foto de Luciano De la Rosa.

JOSÉ GUILLERMO HERNÁNDEZ, YA VUELA EL 787 DREAMLINER

Llegar a esta cima profesional no ha sido nada fácil. Hay que decir que José Guillermo no suele contarlo, pero en una ocasión, durante su instrucción americana en Dallas, volando de noche con una avioneta Cessna 150, tuvo un problema de motor y se vio obligado a aterrizar de madrugada en medio de una autopista, guiándose por las luces rojas traseras de los coches. José Guillermo, junto a su esposa y sus hijas vive en Polonia desde hace años y, por el hecho de vivir “allá arriba” en Lublin debe realizar otro montón de horas de vuelo como pasajero, tanto para volar a Tenerife como a su casa de Polonia. José Guillermo tiene su base administrativa en Tenerife Norte (con una casa a la que llama “Base Tranquilidad”, su base operativa en Madrid y su casa en Lublin, Polonia, donde siempre recuerda que vive con sus princesitas. Cuando tiene pocos días libres bajo a Tenerife y cuando le salen más de 4 días libres seguidos, subo a Polonia. Es la vida y la gran trayectoria profesional de un tinerfeño, de “uno de los nuestros”, que ha triunfado en lo más alto con total merecimiento. ¡Felicidades a José Guillermo Hernández y… ¡buenos vuelos!

José Guillermo Hernández, hoy (i) y unos años antes, comenzando su trayectoria

Bnn_Careca

EL COTARRO Digital Nº312 del domingo 30/08/2020

SE VA AGOSTO, PERO MIRO AL FUTURO EN POSITIVO

  • Como quien no quiere la cosa, mañana se nos va ya el mes de agosto, pero nos deja la misma crisis por la pandemia del maldito coronavirus Covid-19, y un panorama bastante incierto. A pesar de lo complicado que está el asunto, me quedo siempre con lo positivo y, por eso, voy a dejarles en la última edición de El Cotarro en este veraniego mes, con varias píldoras que, a pesar de la que está cayendo, nos dan pie para seguir confiando en un mejor futuro. Y por ello no me duelen prensas comenzarlo felicitando a la colega tinerfeña María Rozman, periodista del Diario de Avisos, por la magnífica entrevista que el pasado domingo (23/08/20 le hizo a nuestro Capitán General de Canarias, el teniente general Carlos Palacios Zaforteza, jefe del Mando de Canarias. Si no han tenido ocasión de leerla, les recomiendo que la busquen en la edición digital del periódico Decano. Vale la pena, porque da información y tranquilidad.

María Rozman en una foto de su perfil en Twitter, el día que recibió dos premios Emmy en la 60ª gala de la National Academy of Arts and Science, en Maryland (USA)

 

UN GRAN EJÉRCITO PARA LA DISUASIÓN Y LA PAZ

  •  Mucha información y muy interesante nos dejó el teniente general Carlos Palacios en la entrevista, pero, con permiso de María Rozman, su autora, me quedo con media docena de “flashes”. Algo que ha habíamos comentado aquí: “La Operación Balmis para las Fuerzas Armadas ha sido el mayor despliegue militar en tiempo de paz en España. Hemos desplegado 185.000 militares durante 98 días en toda España”. Para afirmar seguidamente que: “Esas lecciones aprendidas las estamos implementando, hemos hecho planteamientos para estar preparados para intervenir, y, sin duda, en un plazo de 24 o 48 horas, como dice la ministra de Defensa, estaríamos listos para activar otra vez la estructura y apoyar a la sociedad.” Sin olvidar emotivas anécdotas como que… “Hubo casos en los que un soldado iba a descontaminar en la UCI donde estaba su madre… Ayudar a los nuestros ha sido una gran satisfacción, y demostrarle a la gente que el ejército está ahí para eso”. Una vez más me viene a la memoria el exitoso programa “En Pie de Paz” que hice con RadioCadena Española y años más tarde en COPE. Habría que repetirlo.

Nuestro “Capitán General, el Teniente General Carlos Palacios Zaforteza, Jefe del Mando de Canarias

 

CANARIAS PROTAGONISTA DE UN MANDO ÚNICO

  • Muy inteligentemente, María Rozman introdujo al teniente general Palacios Zaforteza en la realidad que Canarias representa como punto estratégico en el mapa y el Jefe del Mando de Canarias no dudó en manifestar que: “Canarias tiene importancia para el Ejército de Tierra. En las Islas tenemos 4.000 hombres y un teniente general, y no solo eso, sino que con la reestructuración que se aprobó el mes pasado en las Fuerzas Armadas, Canarias no solo va a mandar sobre las tropas del Archipiélago, sino también sobre Ceuta, Melilla y Baleares”. O sea, que a partir de pasado mañana, este martes 1 de septiembre, Canarias liderará lo que se llama un mando de presencia y vigilancia, bajo la jefatura del propio Carlos Palacios y con sede en la tinerfeña Plaza de Weyler, aunque ahora, además de por todas nuestras islas, tendrá que viajar más y tener también presencia física en Baleares (su tierra natal), Ceuta y Melilla. Un cargo aún más alto y una nueva responsabilidad por la que hay que felicitar al Teniente General, Carlos Palacios Zaforteza y desearle, junto a todo su Estado Mayor y el conjunto de los hombres y mujeres bajo su mando, toda la suerte del mundo y que sigan siempre en pie… de paz.

Nuestro “Capitán General”, Carlos Palacios Zaforteza, es una persona cercana y campechana que, cuando puede, no duda en acercarse al bodegón Casa Tomás a degustar su cocina canaria. En la foto, flanqueado por los propietarios del establecimiento: Tomás Galván (capitán general de Casa Tomás) y su esposa Verísima García (jefa de su estado mayor en la cocina) junto con su hijo Víctor (coronel jefe del establecimiento)

 

MAGNÍFICO GESTO DE LA TERRAZA CARAMBOLA

  • Siguiendo con nuestro Ejército y aunque ya haya salido por todas partes, no me resisto a reseñar también en El Cotarro el noble y magnífico gesto de José Hernández Camacho, propietario de la “Terraza Carambola”, en la palmera calle Díaz Pimienta de Los Llanos de Aridane, y de sus empleados. Durante los días de dura lucha contra el felizmente ya pasado incendio que afectó al norte de la isla La Palma, unos miembros de la Unidad Militar de Emergencias (U.M.E.) descansaron un rato y se fueron a tomar un “mantente en pie” en la mencionada cafetería “Terraza Carambola” y en el momento de ir a pagar su consumición se encontraron con una grata sorpresa. Una de sus empleadas, al parecer llamada Natalia, les había servido tres cafés con leche, una tostada de aguacate con salami y una tostada con jamón serrano, consumición que no sé cuánto costará. Lo cierto es que, en el oportuno recibo apareció un concepto denominado “Héroes sin capa” por importe igual a lo consumido, por lo que el total del recibo paso a ser cero. Todo un detallazo.

Uno de los miembros de la U.M.E. trabajando en el pasado incendio de Gran Canaria

 

INVITACIÓN A LOS “HÉROES SIN CAPA” DE LA U.M.E.

  • Y es que la buena gente de la Terraza Carambola” se percataron que eran militares pertenecientes a la U.M.E. y quisieron tener un detalle con ellos por tanto trabajo en defensa de La Palma y sus montes, invitándoles a la mencionada consumición. Lo especialmente bonito fue que, en el concepto del descuento pusieron lo de “Héroes sin Capa”, dejando clarito que, muy especialmente los miembros de la U.M.E. al igual que los militares de los ejércitos de España que están lejos en misiones de paz lejos de su tierra, se juegan la vida en defensa de la paz y la libertad y son, efectivamente, unos auténticos héroes sin capa. Por tanto, hay que valorar y felicitar a la “Terraza Carambola” por ese gesto de reconocimiento y agradecimiento a la UME, que honra a José Hernández Camacho y a todo su equipo. El hecho se puso en las redes sociales con la foto que les acompaño y, como no podía ser de otra manera, se hizo rápidamente viral. La próxima vez que vaya a los Llanos de Aridane, prometo que voy a consumir a la “Terraza Carambola”, y espero que ustedes también lo hagan.

Recibo de la Terraza Carambola, donde se refleja el gran gesto hacia la U.M.E.

 

UN TINERFEÑO CON MÁS DE 25.000 HORAS DE VUELO

  • No todos los días un tinerfeño alcanza como comandante los mandos del avión más grande de la flota de Air Europa. Lo acaba de lograr hace unos días José Guillermo Hernández Pérez, un lagunero (de Las Canteras, para más señas) que sobre sus hombros lleva ya casi 35 años volando en los que, trabajando como comandante, ha realizado la friolera de 21.000 horas de vuelo. Hace unos días, en la cabecera de la pista 3.0 de Los Rodeos se dieron cita muchos amigos de José Guillermo, algunos de ellos spotters (aficionados a la fotografía aérea) para inmortalizar su primer aterrizaje a los mandos del inmenso Boeing 787-9 Dreamliner, una joya de la aviación comercial que Air Europa reserva para los comandantes más veteranos y experimentados. Ha sido la culminación (por ahora) de una larga y exitosa trayectoria profesional de altura (nunca mejor dicho) que comenzó allá por el año 1986. Su primer vuelo como alumno piloto lo realizo el 27 de octubre de 1986 con un gran instructor y comandante de la extinta Spanair, José María “Jota” Paúl Navarro. 27 años después y exactamente el mismo día, “Jota” volvía a instruirle, pero, esta vez, para volar un Airbus A330. Las vueltas de la vida.

El tinerfeño José Guillermo Hernández Pérez, ya es comandante del 787-9 Dreamliner. Foto tomada en el mismo momento en que el inspector le daba su OK.

 

DE LA PIPER AL GRAN BOEING 787-9 DREAMLINER

  • El primer avión que voló José Guillermo fue una Piper Tomahawk que pesaba 512 Kilos y el Boeing 787 Dreamliner para el que le acaban de habilitar, hace unos días, pesa 254.000 kilos. Nuestro puntal empezó en el Aeroclub de Tenerife y fue en Los Rodeos donde se soltó como piloto privado. Luego a Dallas (USA) para sacar la licencia de Piloto Comercial, de Multimotores y de Vuelo sin Visibilidad (IFR) americanas. Años después volaría muchas veces a Los Rodeos como instructor en el Boeing 737. Época donde aprendió mucho, enseñando. Época donde estuvo totalmente implicado en la operativa de Air Europa. Días muy bonitos para un piloto de vocación, como se considera José Guillermo Hernández. Diez años después de su primer vuelo y en el año 1996, siendo instructor en varias escuelas, le llamaron de Air Europa. El hombre no se lo creía y aun no se lo cree, pues fue la ilusión desde que era muy pequeñito. De hecho, en el colegio le llamaban “el avioneta”. Mucha gente le conoce por “Guille el Avioneta”.

Un joven José Guillermo junto a la Cessna 150 con la que aterrizó de emergencia en una autopista americana de noche orientado por las luces rojas de los coches.

 

INSPECCIÓN VOLANDO A TENERIFE Y SAO PAULO

  • Después de estar tres años volando como copiloto, José Guillermo Hernández fue promocionado para comandante. Cuando le llamaron para ello quiso renunciar aludiendo a que llevaba poco tiempo volando el Boeing 737 y su director de operaciones le preguntó que cuánto tiempo más necesitaba. Guillermo le dijo que un año y el instructor le respondió “Vale, tienes un mes para comenzar el curso de primer piloto”. Pronto estuvo suelto y continuó volando el Boeing 737 durante la friolera de 18 años. Luego el Airbus A330 en vuelos trasatlánticos durante unos 6 años y finalmente hace unos días ha completado de forma exitosa su habilitación como comandante para volar el moderno y espectacular y seguro Boeing 787 Dreamliner, en sus versiones 8 y 9, teniendo que pasar la inspección final volando, precisamente, a su querida isla de Tenerife y luego un ida y vuelta a Sao Paulo. A lo largo de este periplo de 34 años, que José Guillermo Hernández ha pasado volando, he acumulado unas 20.500 horas de vuelo. Pero, como muchas veces tiene que cambiar de aviones para volver a su casa, échenle en 15 años otras 3.000 horas más de vuelo como pasajero, en lo ellos llaman “ir en situación”.

José Guillermo Hernández, ha aterrizado multitud de veces en Los Rodeos, pero en esta foto está aterrizando por primera vez como comandante a los mandos del 787 Dreamliner de Air Europa, con La Laguna al fondo. Foto de Luciano De la Rosa.

 

JOSÉ GUILLERMO HERNÁNDEZ, YA VUELA EL 787 DREAMLINER

  • Llegar a esta cima profesional no ha sido nada fácil. Hay que decir que José Guillermo no suele contarlo, pero en una ocasión, durante su instrucción americana en Dallas, volando de noche con una avioneta Cessna 150, tuvo un problema de motor y se vio obligado a aterrizar de madrugada en medio de una autopista, guiándose por las luces rojas traseras de los coches. José Guillermo, junto a su esposa y sus hijas vive en Polonia desde hace años y, por el hecho de vivir “allá arriba” en Lublin debe realizar otro montón de horas de vuelo como pasajero, tanto para volar a Tenerife como a su casa de Polonia. José Guillermo tiene su base administrativa en Tenerife Norte (con una casa a la que llama “Base Tranquilidad”, su base operativa en Madrid y su casa en Lublin, Polonia, donde siempre recuerda que vive con sus princesitas. Cuando tiene pocos días libres bajo a Tenerife y cuando le salen más de 4 días libres seguidos, subo a Polonia. Es la vida y la gran trayectoria profesional de un tinerfeño, de “uno de los nuestros”, que ha triunfado en lo más alto con total merecimiento. ¡Felicidades a José Guillermo Hernández y… ¡buenos vuelos!

 

José Guillermo Hernández, hoy (arriba) y unos años antes, comenzando su trayectoria