SIGUEN SIN TENER NADA QUE PERDER ALLÁ

Parece que el tiempo y la realidad me siguen dando la razón… En los últimos 15 días han llegado a las costas canarias más de 1.500 inmigrantes que huyen de calamidades extremas (hambre extrema, guerras eternas, políticos corruptos, gobiernos fallidos y también muchas enfermedades, sin olvidar la puñetera pandemia del COVID-19). Como me dijo personalmente el arzobispo de Mauritania, monseñor Martin AlbertHappe, hace ahora casi diez años: “Si no quieren que esta gente emigre hacia Canarias, España y Europa, lo que tienen que hacer ustedes es bien simple… hagan que esta buena gente tenga algo que perder aquí, porque, en estos momentos, aquí no tienen absolutamente nada que perder”. Yo le había preguntado a monseñor Happe cómo le podríamos ayudar desde Canarias para que no salieran en cayucos hacia nuestra tierra, y su respuesta no ha dejado de machacarme durante años. Y seguimos igual o, como dice el mago, “a peor la mejoría”.

Monseñor Albert Happe, obispo de Nuakchot y arzobispo de Mauritania

Dejar un comentario